Paradores en Aragón

La cadena hotelera pública tiene cuatro Paradores en Aragón situados en zonas privilegiadas desde donde nos será fácil acceder a los lugares más bonitos de la comunidad.

Son 4 hoteles con encanto ideales para iniciar una ruta por Aragón, desde ciudades históricas a las montañas más altas del pirineo, para ir conociendo poco a poco los rincones más emblemáticos de esta región donde la naturaleza, la historia y algunos de los pueblos más bonitos de España nos harán vivir una experiencia única.

Prepara tu ruta por Paradores en Aragón y disfruta de los mejores hoteles con una gastronomía de escándalo.

1. Parador de Teruel

Paradores en Aragón, Teruel

El Parador de Teruel fue el primer alojamiento de la cadena en Aragón. Se inauguró en 1956, cuando se inicia la expansión de la red de Paradores Nacionales de Turismo. La finca en la que se sitúa el Parador queda a las afueras de Teruel y cuenta con un gran jardín, pistas de tenis y es uno de los paradores con piscina exterior abierta en verano.

El edificio de este Parador de Aragón, diseñado por el arquitecto Osuna Fajardo, se planificó cómo un Palacete de estilo mudéjar en el que destaca una decoración con mármol, azulejería decorada y unos preciosos arcos ojivales que dan un toque de elegancia a las estancias comunes.

Las 60 habitaciones del Parador de Teruel, con una decoración muy acogedora, tienen una gran luminosidad apoyada en los colores claros y los muebles de madera con los que están equipadas. 

Para descubrir la mejor gastronomía aragonesa, el restaurante del Parador de Teruel presenta una carta elaborada con productos frescos típicos de la región, donde los platos elaborados con ternasco y el jamón de Teruel son los principales protagonistas. 

2. Parador de Alcañiz, Teruel

Paradores de Aragon, Alcañiz

En la colina que domina Alcañiz se alza un conjunto monumental de lo más imponente y curioso, mitad convento y mitad castillo, el recinto donde se encuentra el Parador de Alcañiz inicia su historia entre los siglos XII y XIII.

Calificado cómo uno de los mejores Paradores en Aragón, la silueta del castillo es visible desde casi cualquier punto de Alcañiz. Una parte del complejo fue habilitada cómo Parador de Turismo en 1968 y desde entonces, cada año atrae a miles de viajeros que desean vivir la experiencia de alojarse en un castillo.

La rehabilitación del edificio fue exquisita, manteniendo y resaltando el encanto de los diferentes estilos decorativos que el paso de los siglos ha ido dejando en el monumento. Los diferentes claustros interiores, los salones con techos abovedados y los elementos góticos y barrocos son una buena muestra de ello. 

El Parador de Alcañiz sólo tiene 37 habitaciones amuebladas en un marcado estilo clásico pero a las que no les falta ningún detalle, haciendo de este parador un hotel ideal para pasar unos días en pareja. 

Si viajas a Alcañiz y quieres alojarte en un auténtico Castillo, aprovecha las Ofertas del Parador de Alcañiz

La experiencia gastronómica es otro de los fuertes del Parador de Alcañiz. Cuenta con tres espacios en los que disfrutar de los diferentes menús de temporada que ofrece el restaurante. Y cómo buenos anfitriones aragoneses, los asados de ternasco y el jamón DO Teruel siempre están presentes en su carta.

3. Parador de Sos del Rey Católico, Zaragoza

Paradores nacionales en Aragon

Viajar a Sos del Rey Católico, uno de los pueblos más bonitos de Aragón, es cómo regresar a la edad media. La villa fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1968 y entonces, se decidió crear un Parador de Turismo para dinamizar la zona buscando la llegada de viajeros. 

El edificio fue construido en 1975 utilizando materiales que ya se encontraban en las casas que ocupaban la finca en la que se ubicó el Parador de Sos del Rey Católico. El arquitecto diseñó el parador siguiendo el estilo de las casas nobles aragonesas para que quedara totalmente integrado en la fisonomía del pueblo. 

El interior del Parador de Sos del Rey Católico mantiene el ambiente medieval donde la piedra y la madera destacan sobre el resto de materiales. Uno de los lugares preferidos por las personas que se alojan aquí, es una preciosa terraza cubierta en la que se puede tomar un aperitivo o desayunar y relajarse admirando las vistas sobre el valle. 

Los sabores de la cocina local están muy presentes en los restaurantes de los mejores Paradores en Aragón. En este Parador, el famoso asado de Ternasco de Aragón es una de sus especialidades. También recomendamos probar el arroz de las cinco villas con rabo de toro y el bizcocho de zanahoria.

4. Parador de Bielsa, Huesca

Paradores Aragon, Bielsa

Los Paradores en Aragón también nos esperan en la montaña. En lo más alto del Pirineo de Huesca y a los pies del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, se ubica un precioso hotel de montaña que acoge al Parador de Turismo de Bielsa

El nuevo Parador se inauguró en 1968 para dinamizar y atraer turistas al valle de Bielsa. El edificio se construyó siguiendo la arquitectura tradicional del valle donde la piedra, la madera y los techos de pizarra son ideales para aguantar las duras condiciones del invierno. 

El interior del Parador de Bielsa nos presenta un hotel muy acogedor, tanto en las habitaciones cómo en las zonas comunes, la madera está muy presente en casi todas las estancias y la sala con una gran chimenea ofrece un confort extra después de un día de actividades en la montaña.

Para acabar el día de la mejor manera, el restaurante del Parador de Bielsa presenta una carta elaborada con productos de proximidad que resalta los sabores de la cocina regional.

Lo mejor de este Parador en Aragón es el entorno. El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido ofrece una gran variedad de excursiones y actividades en la montaña aptas para todos los gustos y personas. Los amantes del senderismo tienen aquí uno de los mejores lugares para disfrutar del Pirineo oscense.

Mapa de Paradores en Aragón